Equipo Whiplash. Diciembre 2016.

Durante 2016 hemos continuado en la senda de la internacionalización, creciendo y aportando valor a nuestros clientes y reforzando nuestro equipo con nuevas incorporaciones. Además nuestro blog tiene un nuevo nombre, ahora es Whiplash y os damos la bienvenida.

 

Estamos a las puertas de un nuevo año y es hora de hacer balance de 2016. Éste ha sido un año excitante, de crecimiento, consolidación y aprendizaje. A lo largo de 2016 hemos incorporado nuevos proyectos que nos han mantenido en la senda de internacionalización que ya comentábamos hace poco más de un año, alimentando el proceso de constante evolución de nuestra perspectiva estratégica del branding.


En el camino de entender los problemas de nuestros clientes mientras avanzamos, cada uno de ellos nos plantea retos que nos reafirman en el convencimiento de que una identidad organizativa robusta es clave para el desarrollo de una marca relevante y coherente. Además, cada nueva experiencia suma en el perfeccionamiento de nuestra metodología, en la que exploramos la identidad corporativa, descubrimos un nuevo marco identitario para la organización, aplicamos el pensamiento estratégico para, por último, desarrollar y ejecutar acciones. Como siempre, las ideas primero.


No sólo hemos incorporado nuevos proyectos a nuestra cartera, también nuestro equipo ha crecido para satisfacer nuevas demandas de servicio. Con la meta de impulsar el enfoque estratégico del branding y aportar cada vez mayor valor para nuestros clientes, a lo largo del año se han unido Miguel García Machín, como responsable de desarrollo de diseño corporativo y Francesca Cordido como experta en la creación e implementación de estrategias de comunicación corporativa y de contenidos. También se han incorporado recientemente Patxi Larrieta, experto en el desarrollo de negocios y Álvaro Gaspar, como consultor estratégico.


Cuando en septiembre de 2015 iniciamos la aventura digital de BrandSmith con el lanzamiento de nuestra página web, comenzamos también la andadura de este blog. Ha sido un año en el que comenzamos publicando con mucho brío, escribiendo y compartiendo material valioso para comprender y navegar por el mundo de las marcas.


Sin embargo, en el día a día nos dimos cuenta de que queríamos dar más. Queríamos crear un espacio de interacción con todos aquellos que, como nosotros, sienten verdadera pasión por ese poderoso vínculo entre la identidad organizacional y la percepción que de ella tiene el cliente que es la marca. Por ello hemos hecho un alto para respirar, pensar y retomar con mayor ahínco nuestro compromiso.


Así, hemos bautizado nuestro blog como Whiplash, un nombre inspirador, que le otorga identidad propia y retrata nuestro deseo de latiguear, con la mejor de las intenciones y desde el cariño, el interés, la creatividad y la imaginación de quienes nos siguen. Nuestro compromiso es ofrecer en cada entrega alimento para espíritus inquietos, planteando preguntas, lanzando nuevos retos y, en definitiva, aportando desde la humildad, pero también desde la experiencia, nuestra comprensión de lo que es el branding estratégico.


Tenemos muchos planes para Whiplash y queremos dar al mismo tiempo las gracias por el apoyo que hemos tenido a lo largo de este año, y la bienvenida a este nuevo espacio de debate y conocimiento.


¡Gracias a todos!