Equipo Whiplash. Diciembre 2017.

Entrar en el círculo de las marcas más admiradas, que encabezan Apple, Amazon y Starbucks, no es sencillo. Son empresas de distintas industrias que atienden necesidades muy diferentes y, sin embargo, hay algo que comparten: todas ellas tienen la capacidad de agregar valor a sus usuarios, enriqueciéndolos, emocionándolos y evocando sentimientos positivos que se reflejan en la marca.

La admiración es un poderoso motor para el crecimiento de las marcas. En la medida en que éstas enriquecen, inspiran y seducen al consumidor, también construyen admiración y lealtad, creando una base de consumidores fieles que impulsa un crecimiento sostenido y perdurable. Un relato inspirador que conecte el propósito de la organización con los valores y aspiraciones de los consumidores y de la sociedad es indispensable para conseguirlo.


Compañías como Apple, Amazon y Starbucks, que encabezan el ranking de Fortune de empresas más admiradas, han logrado de manera consistente conectar su historia y su relato de marca con las necesidades y aspiraciones de sus usuarios, los cuales han participado añadiendo valor a cada nuevo producto o servicio. El esfuerzo continuo de superación de estas organizaciones se traduce en beneficios directos para sus usuarios.


La tecnología de Apple, por ejemplo, aunque no es sencilla, facilita el aprendizaje y el uso de los productos de la firma. Su solución “One touch” y su interfaz intuitiva, además del hecho de que los productos Apple se comunican entre sí, ayuda al consumidor a moverse sin problemas de un producto de Apple (por ejemplo, un Mac) a otro (por ejemplo, un iPhone).


Las marcas admiradas agregan valor a sus clientes facilitándoles la resolución de problemas, generándoles confianza y respeto. Pero lo que es aún más importante, éstas logran conectar su razón de ser como empresa – su propósito – con las aspiraciones y valores de sus usuarios a través de un relato inspirador y atractivo, que genera respeto y lealtad de marca.